Banco Basa S.A.


Clasificación Persp.
SOLVENCIA
12-04-21 AA-py Estables
06-04-20 AA-py Estables
COMUNICADO DE PRENSA

Feller Rate confirma en "AA-py" la solvencia de Banco Basa S.A. La tendencia es "Estable".

12 ABRIL 2021 -  ASUNCIÓN, PARAGUAY

Feller Rate ratificó en “AA-py” la solvencia de Banco Basa. La tendencia de la calificación es “Estable”.

La calificación asignada a Banco Basa S.A. incorpora un adecuado perfil de negocios, con una posición de mercado que se consolidó en los últimos años. Al mismo tiempo, la calificación considera un sano perfil financiero, aunque afectado por el contexto económico, y una prudente gestión de los riegos de crédito y liquidez.

Basa tiene una posición de tamaño medio, en una industria que se observa con una alta competencia, importantes niveles de liquidez y un menor dinamismo. Su cuota de mercado en colocaciones fluctúa en rangos del 5%, con una presencia relevante del segmento de empresas. La entidad también desarrolla el negocio de tesorería, el que ha disminuido su importancia en los resultados, mientras el negocio de crédito ha tomado mayor relevancia. 

La estrategia del banco apunta a fortalecer su actividad con foco en la atención a empresas y corporaciones del sector productivo, potenciando el uso de canales y procesos digitales. Particularmente, en 2020 el énfasis de la administración estuvo en otorgar medidas de apoyo a sus clientes, robustecer los canales de atención, y sostener sanos niveles de liquidez y de cobertura de previsiones para la cartera con problemas.

Basa muestra un buen desempeño financiero con una alta capacidad de generación, aunque en los últimos dos años los retornos han decrecido, reflejando las condiciones del entorno. Con todo, en 2020 el banco logró sostener un resultado razonable, en un contexto económico complejo derivado de la pandemia, apoyado por el avance en el volumen de colocaciones y un bajo costo de fondo, que pudo compensar, en parte, el descenso de los ingresos provenientes de las actividades de cambio y arbitraje, junto con un mayor gasto por riesgo. Al término del año, la rentabilidad antes de impuesto sobre activos totales promedio retrocedió a 1,7%, ubicándose en los rangos del sistema financiero. 

Los niveles de morosidad de la cartera de crédito evidenciaron algunas fluctuaciones en 2020, pero terminaron el período en niveles controlados, reflejando el foco conservador en la admisión y la aplicación de medidas de apoyo para los deudores en el contexto de la pandemia (flexibilización en el pago de créditos). La mora mayor a 60 días del portafolio fue 1,8% a diciembre de 2020, mientras que la cobertura de previsiones se incrementó con relación al año previo, alcanzando a 1,6 veces. La cartera refinanciada y reestructurada representó un porcentaje muy bajo del portafolio, mientras que, al incluir la cartera acogida a medidas excepcionales por Covid-19, ésta se incrementó a niveles cercanos al 17% de las colocaciones. 

Basa sostiene índices de capitalización en rangos adecuados para los riesgos asumidos, que se fortalecen anualmente por la vía de retención de utilidades. A diciembre de 2020, el indicador de TIER I era de 10,4%, en tanto que el índice de Basilea se incrementaba a 15,6% al incluir el capital secundario (principalmente bonos subordinados).   

La estructura de financiamiento del banco está concentrada en certificados de depósitos, observándose algunas exposiciones relevantes y con relacionados. Este financiamiento se complementa con obligaciones con instituciones financieras y valores emitidos. Por su parte, la entidad evidencia una sana posición de liquidez, con activos líquidos en el balance que cubren más del 30% de los depósitos, factor relevante para un entorno que aún tiene una alta incertidumbre.

PERSPECTIVAs: eSTABLES

El contexto derivado de la pandemia significó una contracción de los negocios y una presión en el gasto por riesgo de la industria bancaria, repercutiendo desfavorablemente en los niveles de utilidad en 2020. En este sentido, las medidas implementadas por diversos estamentos fueron un pilar fundamental para mantener el dinamismo en el flujo de créditos. En este escenario y, pese a la desaceleración económica, la capacidad de generación de resultados de Banco Basa fue satisfactoria.

Basa sostiene buenos márgenes operacionales y un controlado gasto por previsiones, junto a una adecuada base patrimonial. En la medida que su capacidad de generación se vaya recuperando, las perspectivas de la calificación podrían ser revisadas favorablemente.


Las clasificaciones de riesgo de Feller Rate no constituyen, en ningún caso, una recomendación para comprar, vender o mantener un determinado instrumento. El análisis efectuado se basa en información pública remitida a la Comisión Nacional de Valores o al Banco Central del Paraguay y en aquella que voluntariamente aportó el emisor al efecto. El referido análisis no es el resultado de una auditoría practicada al emisor y tampoco es responsabilidad de la clasificadora la verificación de la autenticidad de la información que el emisor remite a las referidas instituciones o aporta voluntariamente a ellas, a Feller Rate o a terceros.

La información presentada en estos análisis proviene de fuentes consideradas altamente confiables. Sin embargo, dada la posibilidad de error humano o mecánico, Feller Rate no garantiza la exactitud o integridad de la información y, por lo tanto, no se hace responsable de errores u omisiones, como tampoco de las consecuencias asociadas con el empleo de esa información. Las clasificaciones de Feller Rate son una apreciación de la solvencia de la empresa y de los títulos que ella emite, considerando la capacidad que ésta tiene para cumplir con sus obligaciones en los términos y plazos pactados.

Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización escrita de Feller Rate.